jueves, 26 de octubre de 2017

SI QUIERES ASEGURAR UN FUTURO EXITOSO, VENCE LAS DUDAS HOY

Luna Azul Ediciones

El gigante que enfrenta todo emprendedor

Ser emprendedor no es fácil. Esta es una afirmación en la que seguro coincidimos muchos. No se necesitan años de experiencias para llegar a ella. Basta con sentir el impulso de iniciar, con enfrentar las primeras dificultades, que son las que encabezan una larga lista que iremos descubriendo poco a poco.


Sin embargo, así como no es fácil, también coincidiremos, al menos quienes tenemos ya algunos años en esto, en que es satisfactorio. Cada logro, cada ascenso, cada objetivo y meta cumplida, nos dan esa sensación de que sí podemos convertirnos en dueños del mundo.

Está bien, es posible que la sensación sea un poco exagerada, pero expresa muy bien ese sentimiento, esa emoción que nos embargan los logros en el emprendimiento.

Si estás comenzando el camino, o si estás en una etapa determinada en la que sientes dudas y crees que lo mejor es retroceder, no invertir tanto tiempo y comenzar a buscar un “empleo fijo” para tener un salario seguro por si todo falla, estamos en la obligación moral de decirte: detente un momento y lee lo que queremos compartir contigo.

Es cierto que a veces se enfrentan altos y bajos. Pero si vuelves al sendero del salario fijo trabajando para una empresa, para un jefe dentro de un horario, la única seguridad que tendrás es esa: la de un sueldo fijo para quince y último.

Luna Azul Ediciones


Cuando llegues al período en el que la empresa ya no requiera tus servicios, y te toque enfrentar la dura realidad de no tener ya un empleo y tampoco un negocio propio, te arrepentirás de no haber continuado con tu emprendimiento. Porque en ese instante en el que se agote la fuente del salario fijo, bien podrías estar disfrutando de un torrente de resultados buenos y la cosecha del período de siempre en tu propio negocio.

Sí, te tocará difícil, tendrás dudas una y otra vez, pero debes vencer ese gigante. La buena noticia es que si vences las dudas hoy, las convertirás en puntos de reflexión mañana. Y entonces en vez de retroceder ante las dudas, comenzarás a ver que ellas señalan alternativas.

Luna Azul Ediciones