martes, 1 de agosto de 2017

ESCUCHA

LUNA AZUL EDICIONES

Si te das cuenta, es el único título que escribo en mayúsculas. Debes saber —por si no lo sabes—, que poner mayúsculas en un escrito es como gritar en la vida real, y creo que este escrito quiere que voltees a ver aquello que muchas veces no vemos, o no escuchamos… la importancia de escuchar.



Escuchar es un verbo, por ende, una acción, pero no es pasiva, todo lo contrario, es activa siempre, no es simplemente oír —que es simple—, es poner tus nueve sentidos en aquello que te rodea, dejarlo entrar por tus poros y buscar entenderlo, deleitarte, degustarlo, aprender de él, y, sobre todo transmitirlo de manera activa.

Esta herramienta que todo escritor debe usar, servirá para comenzar a pensar y sobre todo a darte cuenta cómo se escuchan aquellas voces que muchas veces no ponemos atención y que están a nuestro alrededor, ya sea por el motivo que sea, a veces no nos ponemos a pensar qué queremos y cómo lo queremos porque nos da pavor tener que crear a partir de aquello que por pasividad no escuchamos; así como se lee. Tememos escuchar las burlas de aquellos que siempre tienen alguna “opinión” sobre lo que escribimos; tememos escuchar los “qué dirán” de las personas que se supone nos tienen que apoyar porque somos “de la misma sangre”; es más, tememos escucharnos a nosotros mismos porque pensamos que no podremos o que estamos mal; sin embargo, eso es mentira.

Si afinas tu oído verás que la persona más importante siempre tendrá un consejo que te dará vida, y la persona más importante que tú tienes como escritor se encuentra frente al espejo, y es a esa a la que más debes, así como se lee, DEBES, escuchar, pues ella siempre estará apoyándote, a pesar de que se te olvide.

Escuchar todos los sonidos, hasta los del silencio (y no hablo del grupo), te dará mejor concentración, mejor atención y, sobre todo, mejora continua en cuanto a escuchar.

No esperes a quedarte sordo, comienza desde hoy a escuchar la voz interna que te habla, escucha los sonidos de lo que te rodea, las voces de quien te llama, sus gestos, sus símbolos, sus posturas, y cuando menos lo imágenes, estarás escuchando las nuevas voces de tu nuevo escrito.

Luna Azul Ediciones