miércoles, 24 de mayo de 2017

DESCUBRE LA ESTRUCTURA BÁSICA PARA ESCRIBIR NARRATIVA

Luna Azul Ediciones

El lunes publicamos un artículo escrito por Johana Calderon, en el que te dimos sugerencias para escribir una buena historia en tan solo un fin de semana. Hoy quiero mostrarte la estructura básica que debes conocer para escribir narrativa, y puedes aplicar para proyectos que demanden más tiempo.

Si eres un escritor aficionado, esta información te va a llevar a otro nivel. Si eres un escritor con más experiencia puedes encontrar una perspectiva diferente que te ayudará a salir de la rutina con la que llevas a cabo tu oficio. Después de la estructura voy a darte como bono de información tres tipos de contenido narrativo en los que puedes enmarcar tu obra.
 

La estructura básica que quiero mostrarte tiene que ver con el contenido y la forma de organizarlo dentro del texto.
 
Lo primero dentro de la narración es la introducción, que también es llamado planteamiento, inicio o presentación. En esta primera parte introduces el lugar, la acción principal y los personajes, estableces los puntos que quieres hacer familiar en la mente del lector y con los que se encontrará recurrente y posteriormente en el texto. Si trabajas esta primera parte de la estructura a detalle y con cuidado, captarás la atención del lector desde el principio y querrá saber hacia donde se lleva la historia.

Lo segundo es el nudo, también conocido como conflicto. Una vez que el lector conoce el contexto, los personajes y la acción hay que llevarlos a un punto de tensión. Un lugar en el texto donde se desarrolla la acción que fue presentada al inicio. Este nudo puede darse a nivel físico o psicológico; puede ser el descubrimiento de un misterio y cómo afecta a los personajes, como también podría tratarse de un accidente, o una pérdida. Este es un punto de clímax.

Lo tercero es el desenlace. En esta parte, que es la final del texto, se soluciona el problema planteado en el nudo, o bien los personajes terminan favorecidos por el conflicto o pueden resultar desfavorecidos. Mi recomendación personal es que no resuelvas el conflicto con la muerte del personaje principal, y sé siempre impredecible pero coherente con la acción desarrollada.

Ahora vamos a los tres tipos de contenido narrativo:

El primer tipo de contenido narrativo es el real. Aquí no tiene que ver con que los sucesos narrados sean la reproducción fiel de la realidad, sino que estén anclados en ella, sujetos a un lugar y costumbres reales, basados en vidas reales y eventos ocurridos. Suelen ser versiones de la realidad que se rigen por las leyes de la misma.

El segundo es la narración imaginaria, en esta los personajes se ven en medio de eventos imaginarios, que no responden totalmente a las leyes físicas de la realidad y que lleva al lector a descubrir nuevas perspectivas y visiones de ella.
 
El tercer tipo es la narrativa mixta. En esta la voz del narrador suele ser ambigua. El narrador juega con los dos tipos anteriores dejando escuchar su voz en breves reflexiones y juicios, los cuales no han de ser muy seguidos pues se terminaría presentando más una tesis que un texto narrativo.
 
Si este artículo te ha servido para orientarte, en el mes de junio debes estar atento pues te presentaremos artículos especiales con una explicación más detallada de los rasgos de la narrativa, entre otros temas.

Luna Azul Ediciones