martes, 4 de abril de 2017

PICANDO PIEDRA

<a href='http://www.freepik.es/foto-gratis/empleado-tirando-de-una-cuerda_896374.htm'>Designed by Freepik</a>

Lo que más causa cansancio dentro del emprendimiento es el tiempo, así como se lee. Muchas personas no están educadas para la disciplina, creen que porque son “buena gente, atractivos, inteligentes, etcétera”, ya tienen las “puertas del cielo abiertas”, y creen que simplemente porque escriben “voilà” harán magia y sus libros se harán famosos y exitosos. ¡Ja!

No es tan simple, y a veces es muy, muy, muy cansado, sin embargo, hay que trabajarlo, de ahí que necesitemos más y más ejercicios de lectura y escritura, meternos más, y mejor, a lo que hacemos, y, sobre todo, disciplinarnos.
Picar piedra implica, precisamente, trabajar y seguir trabajando, a veces dar más del tiempo que estás dispuesto a dar, se acaban las horas sociales para dedicarle el tiempo a las horas de la creatividad y del error-ensayo.
Picar piedra implica estar dispuesto a pagar el precio de aquello que quieres hacer en tu vida. Sé que para muchos es más fácil “lo seguro”, de ahí que hacen cosas que no les agrada, piensan que por lo menos tienen “sueldo seguro, vacaciones pagadas y algunas cosas extras”, pero ¿eso es lo que en realidad llena su ser? No: dejan de hacer lo que sueñan, por una realidad que se convierte en pesadilla.
De ahí la disciplina. La disciplina implica tener disposición a darnos para crecer en lo que queremos y no en lo que debemos hacer. Confundimos disciplina con ir al trabajo (que muchos odian) puntualmente, hacer lo que se supone tenemos que hacer en dicho trabajo y hacerlo de la mejor manera, además, si no “terminamos”, nos lo llevamos a casa porque “somos disciplinados”, pero eso no es disciplina: eso es esclavitud. Es probable que algunos piensen: Pero “en la casa me disciplinaban, y en la escuela también” y claro, pero sucedía cuando eras un pequeño, sin embargo, cuando se supone que creces tú puedes decidir qué, cómo, cuándo, dónde y por qué hacer algo. Las cosas cambian, y, por ende, decides si te disciplinas o no.
Los costos siempre son altos. Debes dedicar tiempo a la lectura (un tiempo largo claro), además de escribir todos los días, no importa si es “bueno” o “malo”, eso lo decidirás con el tiempo y la experiencia, busca siempre ayuda profesional, te irá mejor, y, sobre todo, júntate con gente que te ayude a crecer y a crear.
Disciplina es saber que no se harán las cosas mágicamente, sino que la magia proviene de ti y que eres tú quien la transmite. Aprender a creer y a crear implica dejar de hacer cosas que te quitan el tiempo, el humor y sobre todo la creatividad, es tiempo de crear, anda, ve a hacerlo.

www.marcoamezaflores.xyz









Visita la página de Marco dando clic a la imagen