miércoles, 22 de marzo de 2017

ASÍ QUE QUIERES SER DISEÑADOR GRÁFICO, ¿QUÉ SE SIENTE ENTRAR EN UN MUNDO DE TANTA COMPETENCIA?

<a href='http://www.freepik.es/foto-gratis/los-disenadores-graficos-que-interactuan-en-su-escritorio_1006088.htm'>Designed by Freepik</a>

En la actualidad estamos en la era del freelance. Es lo que está de moda porque es lo que nuestro contexto ha forjado. Debido al internet y el concepto de Network, al auge indiscutible de las redes sociales, el marketing digital, y tantas variables más, ser un freelance es lo que mola, si se me permite el españolismo.

Entre los trabajos autónomos con mayor demanda está el de diseño gráfico. Lo que equivale a decir que la competencia es bastante marcada. Sin embargo, cada día entran más personas en el mercado del diseño, para ofrecer sus servicios a través de las distintas redes sociales y plataformas que les permite a los usuarios encontrar el servicio que desean.

Surge entonces la pregunta, ¿cómo destacar de entre la competencia?

Cualquier consejo que hoy decida darte, seguramente ya ha sido dado. De manera que el secreto no está en el consejo en sí, sino más bien en tu compromiso a aplicarlo, en tu dedicación y constancia para desarrollar tus habilidades como diseñador y de esa manera marcar la diferencia. Así que no voy a darte uno, sino dos consejos, pero recuerda: marcar la diferencia depende de tu disposición a aplicarlos y ser constante en ello.

El primer consejo es: mantente al día. Actualízate, investiga cuál es la tendencia, qué es lo que la gente está viendo, haciendo, usando. Mantenerte al día te permitirá mezclar los elementos de un diseño con lo que actualmente engancha a la gente, por lo tanto podrás ofrecer un servicio más eficaz. Conociendo la psicología de los colores y las formas, el nicho de tus clientes, sus objetivos, y la tendencia, serás un diseñador o diseñadora poderosa.

El segundo consejo es sé obsesionado con los detalles. Antes de hacer tu entrega, revisa y revisa el trabajo realizado, ponlo a prueba, sé perfeccionista. Ten altos estándares de exigencia contigo mismo. Si es posible, sé más exigente que tus clientes.

Luna Azul Ediciones