martes, 28 de febrero de 2017

EL TORMENTO DEL ESCRITOR


LUNA AZUL EDICIONES

LUNA AZUL EDICIONESHablemos de una palabra dominguera que es importante, “procrastinación”, se lee extraña, y se dice peor, pero en realidad es un problema de un sinfín de escritores. Procrastinar viene del latín procrastinare donde el prefijo “pro” quiere decir “adelante”; y la terminación “crastinus” es referente al futuro. Es decir; “procrastinar” es la acción de aplazar las cosas.

En realidad, eso pasa con muchos de los escritores, ¿por qué? Muchos se mueven por el miedo a que aquello que escriben no sea del todo bueno y no les agrade a los lectores, pero ¿acaso no sabemos qué tipo de lectores nos van a leer? ¡Claro! Yo creo que cada escritor sabe a quién va dirigido lo que hacen, pero muchos temen no “llenar” al lector, por eso procrastinan, porque es más fácil aplazar las cosas que enfrentarse al teclado (o al papel), la idea absurda de “tener” que hacer que el lector le agrade es eso, “una idea absurda” (valga la doble mención).
Creo que el terror de “que no le guste lo que escribo a los lectores”, no debería preocuparles, pues uno escribe para uno, ya lo demás se dará solo, es decir, uno se sienta a escribir para que uno esté satisfecho con aquello que escribe, para crecer, para creer, para crear, para encontrarse, para perderse (algunas veces), para expresar lo que siente, lo que vive, lo que piensa, lo que investiga, es decir, uno escribe porque esa es una pasión, es hacer el amor con las letras, no lo hace para que los demás le aplaudan, ¡qué es rico! ¡Claro que es! Pero no es el fin, al menos no para aquellos que creen y crean.
LUNA AZUL EDICIONESSe piensa linda la idea de hacer un bestseller, no solo por el reconocimiento, sino por la economía, pero no debe ser el fin de lo que hacemos, porque es prostituir tus escritos, darle a los demás lo que quieren, aunque no te guste, es venderte al postor y anular tus ideas.
Procrastinar por el miedo a no ser aceptado como escritor, es como baja autoestima en el individuo, y los escritores somos creadores de fantasías, o puentes de conocimientos científicos.
Debemos aprender que no a todos les agradará lo que hacemos. ¿¡Y!? ¿Acaso importa? Habrá quienes estén esperando lo nuevo que haremos y serán lectores asiduos de nuestros mundos, y como todo, habrá quienes no abran nuestros libros ni en defensa propia, así es el mundo de la escritura, hay para todos.
Procrastinar por el miedo a no ser leídos es algo que debemos dejar en el cajón de “cosas que no me interesan”, y crear es lo que debemos hacer, sé que algunos de nuestros libros pueden tardar algún tiempo, es más, mi libro “entre amigos. Subiendo juntos al monte” duró ocho años en terminarse, sin embargo, sigue siendo “mi bebé”, porque la historia detrás del libro es genial, el proceso me llevó años de traducción, años de espera y muchas lágrimas y reencuentros conmigo y mis semejantes; sin embargo, creo que valió la pena la espera y el proceso. Pero adicionalmente, quiero decirte que jamás procrastiné en el libro, sino que fue el proceso de tiempo que duró en realizarse, y fue genial.
Así que, toma tu computadora o tu papel y lápiz y comienza a escribir, no pares, no temas, no dudes, escribe, que al final, cuando te sientas satisfecho de aquello que has creado, sonreirás y no dudes que muchas personas te acompañarán en esa sonrisa.