lunes, 27 de febrero de 2017

¿POR QUÉ NECESITO CORREGIR MI TEXTO?


LUNA AZUL EDICIONES


            Hace días hablaba con un amigo, me decía “yo no pagaría tanto dinero por corregir mi texto”. Me explicó sus razones, válidas. Sin embargo, aunque válidas constituyen una visión corta del panorama.

         Escribo desde hace muchos años, he ganado algunos concursos desde el 2008 que podrían llenarme de confianza y convencerme de que voy por buen camino. Sin ánimo de lucir engreído, cuando digo algunos, me refiero a una buena cantidad. He logrado publicar en antologías, libros en México, Colombia, y Miami, también en Venezuela, que es donde vivo.

         Sé que todavía me falta un camino inmenso, muchos logros por acumular, aún más por aprender. Pero como he dicho anteriormente, algunas señales me dicen que voy por buen camino. Sin embargo, estoy convencido de algo: siempre necesitaré servicio de corrección para mis textos.

         Mi amigo también tiene concursos ganados. De nuevo, sin ánimo de parecer engreído, no acumula ni la mitad de lo que llevo. Por eso me cuesta entender un poco su actitud. Entiendo que uno escribe por pasión, y que uno tiene cierto grado de conocimiento de técnicas, estilos, ortografía, gramática, y tanto más. Pero si uno busca mejorar, y uno sabe que debe mejorar, siempre es bueno tener un par de ojos extras sobre el manuscrito.

         Quien me diga que los grandes y reconocidos escritores jamás han sometido sus textos a revisión o es ignorante o es romántico a nivel de ignorancia. Cualquier escrito que ha llegado a cierto nivel, que es reconocido internacionalmente, inevitablemente somete su texto no solo a revisión, sino que sufre alteraciones en el proceso de publicación.

         Si no me lo crees, comienza a investigar y te sorprenderás. Así que no te pierdas la oportunidad de crecer y lograr tus objetivos, siempre que puedas, paga por servicios profesionales de corrección, abre tu mente ante nuevos conocimientos y usa el servicio de corrección no para “aflojar” la escritura, sino para aprender y evolucionar.
GUSMAR SOSA