miércoles, 11 de enero de 2017

EL TIEMPO PERDIDO HASTA LOS SANTOS LO LLORAN


Es un dicho popular en nuestra tierra, aunque ya no lo dicen muchos. Pero antes, nuestros abuelos, solían repetirnos que el tiempo perdido hasta los santos lo lloran. El significado es totalmente profundo. Pues el tiempo, para la sabiduría popular, está al mismo nivel de la divinidad. Lo que quiere decir que perder el tiempo equivale a perder la vida.

Esto nos lleva a preguntarte, ¿qué estás haciendo con tu tiempo? ¿En qué lo inviertes? ¿A qué te dedicas en las horas libres?
            
Tengo un hijo al que le gusta el fútbol. Estuve intentando que sus horas libres de tareas y oficios las dedicara a la lectura. Sin embargo, él prefería buscar su balón e irse al porche a jugar solo. Un día me animé a observarlo detalladamente y me di cuenta que tiene un talento nato para jugar fútbol, entonces me pregunté por qué tenía que hacer que invirtiese su tiempo en lo que a mí me gusta hacer, si él tiene sus propias inclinaciones.
            
Tal vez un día sea un gran futbolista, profesional, o quizás a través del deporte obtenga grandes satisfacciones. El hecho es que él ha decidido, a temprana edad invertir su tiempo en lo que le apasiona. Te pregunto de nuevo, ¿en qué inviertes tu tiempo? Solo serás excelente en eso que te gusta si dejas de perder el tiempo en otras cosas.
            
El equipo de Luna Azul Ediciones te invita a reflexionar en este tema.

            
Gusmar Sosa.