viernes, 16 de diciembre de 2016

LECTORES ¿QUÉ TAN IMPORTANTES SON?

LUNA AZUL EDICIONES

COLUMNA: CREYENDO Y CREANDO


POR MARCO ANTONIO MEZA-FLORES
En la entrega de hoy, Marco Antonio Meza-Flores. Nos trae un hito muy importante en la edición de libros. Los escritores a veces se niegan a permitir que más ojos vean la obra, limitando la posibilidad de reducir a cero los errores ortográficos. A continuación, en Luna Azul Ediciones, te dejamos la columna para que la disfrutes. Si deseas recibir todas nuestras entregas en tu bandeja de entrada, solo da clic en el siguiente botón:


Una de las piezas más olvidadas por los autores son “los lectores”. Posiblemente algunos se preguntarán ¿qué tan importantes son? MUCHÍSIMO. Los lectores son personas que ven aquellas cosas que a un editor se le pueden ir, sobre todo el asunto de ortografía, pues en el estilo el editor casi nunca o nunca se le van esas cosas, pero a veces en la ortografía se le pueden ir de repente.

Algunas personas piensan que los editores no deben tener ningún error, pero esto a veces se hace complejo, pues, son tantas veces las que leemos el manuscrito que se nos van una que otra palabra (a veces más que una que otra), ¿por qué? Posiblemente tengas esta duda, es simple, los editores como ya mencioné leemos tantas veces el manuscrito que nos lo aprendemos, y, por ende, dejamos pasar las cosas “obvias”, pues se lee tanto que el cerebro da por sentado muchas cosas y por eso se nos pueden ir algunos errores.

Es recomendable pues que el escritor tenga amigos objetivos y sobre todo que sepan ortografía, pues estos pueden ayudar a pulir más el libro; posiblemente algunos dirán, ¡para eso le pagamos a la editorial! Y es verdad, sin embargo, muchos de los escritores no quieren que nadie más que los editores lean el libro, y, depende la política de la empresa, se respeta eso, en algunas ocasiones no es así, la editora pone lectores de ellos para pulir el manuscrito y en su contrato dice que harán eso con el fin de sacar un mejor material de lectura.

Hace poco nos pasó esto en la editorial que dirigimos, en nuestros contratos dice que el escritor (si bien le parece) puede poner lectores para que salga mejor su manuscrito, o si da permiso a la editora, esta, puede poner a sus lectores a trabajar sobre este, pidiendo al escritor que done un libro a cada lector como pago por el trabajo realizado.

Pues el escritor no quiso, a pesar de que se le dijo todas las ventajas, dio muchos ¿por qué no? quería que hubiese lectores, ¿qué resultó? Que el libro contenía 80 errores de dedo que se le pasaron al editor, claro 80 errores de más de once mil palabras, cosa que para muchos no es nada “pecatta minuta” dirían algunos, pero son errores que se deben anular, así el libro saldrá bien en todos los aspectos.

Al final, y después de sacar el primer tiraje pequeño (gracias a Dios) comenzamos a darnos cuenta de los errores y entonces ese tiraje es “basura”, y teníamos que arreglar el libro, simplemente porque el escritor no quiso lectores (esperamos que haya aprendido la lección).

Podría verse ridículo, pues creemos que no debería haber errores en las ediciones, pero los hay, y los lectores pueden ayudar a que no haya, por eso es tan importante que los haya. ¡Piénsalo, y pon a leer a la gente!


Marco Antonio Meza-Flores