miércoles, 7 de diciembre de 2016

CONSTRUIR ES MÁS COMPLICADO QUE DESTRUIR

LUNA AZUL EDICIONES

COLUMNA: CREYENDO Y CREANDO

Por Marco Antonio Meza-Flores.


Una vez más Marco nos trae un interesante tema, esperamos que lo disfrutes. Si deseas mantenerte al día con nuestras publicaciones, suscríbete a nuestro blog.



Construir es más complicado que destruir. Estamos acostumbrados a no crear; nos enseñan desde la primaria a no ser creativos, sino a memorizar, a no pensar, a no preguntar, a no estar en desacuerdo, y eso nos quita la creatividad, pues sólo aquellos que ven el mundo, lo ven desde ópticas múltiples y no sólo desde una visión cerrada y única.

Pero ¿por qué hablo de esto? Es simple, cuando uno realiza un libro debe pensar en crear algo diferente, sé que se lee extraño, pues “no hay nada nuevo debajo del sol”, sin embargo, sí podemos crear cosas interesantes con todo aquello que nos rodea y que vemos a nuestro alrededor.

La creatividad depende de todo aquello que está a nuestro alcance, desde el viento intocable, los dragones mitológicos, las hadas imaginarias, hasta la visita a la tiendita de la esquina, todo lo que nos rodea nos puede dar ideas de qué podemos construir en nuestro libro, sólo basta observar bien y analizar sin miedos.

De ahí que te plantee la idea de crear sin miedo, porque es más fácil copiar algún texto y pensar que “nadie se dará cuenta”, pero eso te quita mucha credibilidad y creatividad que bien puedes usar para realizar lo que quieres.

Me ha tocado ver escritores que no tienen idea de lo que escriben, tienen las ganas, pero no el talento y los estudios pues menos, sin embargo, lo intentan una y otra vez. A muchos de ellos los mando a leer sobre los temas que quieren desarrollar, que cultiven su mente, que aprendan de aquellos que ya han hecho algo, que los analicen, que los critiquen, pero que no los copien, porque eso no les servirá de nada, algunos lo hacen sin chistar, otros sí se quejan, sin embargo terminan haciéndolo. Los que no lo hacen son los peores, porque, además de no ser creativos, te culpan a ti de no ayudarlos a serlo.

El trabajo de escribir debe ser un trabajo que te llene de satisfacción, pero no por eso deja de ser un trabajo serio y bueno, la creatividad no está peleada con la disciplina y la sistematización, al contrario, creo que van muy ligadas, y ambas se enseñan y te enseñan a hacer mejor las cosas.

Los escritores debemos tener la certeza de que entre más leemos, más aprendemos a ver aquellas cosas que parecen simples, pero que en realidad le dan magia a los escritos, porque uno puede describir la plaza en donde está situada la historia del protagonista; y el lector, a través de su imaginación, va viendo esa plaza, siente los colores, los aromas, ve las calles y las direcciones y hasta más de alguno trata de buscarlas en internet o visitarlas en persona. La creatividad con que tú cuentes las cosas hará que el lector se enganche y tenga ganas de seguir leyéndote, de ahí que la construcción se vuelva algo importante e imperativo.

Construye mundos inimaginables y créeme, tendrás las historias que jamás pensastes que podrías hacer, hazlo, comienza, toma tu lápiz y tu cuaderno, o tu laptop y comienza a golpetear el teclado… Te aseguro que será genial.



Pbro. Marco Antonio Meza-Flores

Teólogo y Psicólogo Clínico