miércoles, 2 de noviembre de 2016

CUANDO SE ESCRIBE HORRIBLE: OLA K ACE

LUNA AZUL EDICIONES

COLUMNA: CREYENDO Y CREANDO


Por Marco Antonio Meza-Flores

Marco nos ofrece hoy un artículo muy a tono con la actualidad y bajo el contexto del arte de escribir. Les invitamos a que lo lean hasta el final. Será muy pedagógico. Si quieres mantenerte al tanto de los nuevos artículos de esta y otras columnas de nuestro blog, te invitamos a hacer clic en el siguiente botón para suscribirte a nuestras entradas.



Uno de los problemas que veo en muchos de los escritores nuevos, es la falta de lectura y el compromiso con la misma. Las nuevas tecnologías y modas nos encierran muchas veces en seguir "lo que esté en boga", de ahí que podamos ver a muchos escritores jóvenes usando cosas como "K" en lugar de "que o qué", o intentan inventar palabras en forma de contracciones como "XK" en lugar de usar "Por qué o porque", o el famoso "Dtb" (Dios te bendiga).

Sin embargo, y aunque parezca nuevo o "de moda", en realidad no es algo correcto para los lectores serios; entiendo que muchos no querrán llegar a los lectores más serios y profundos, y que su giro puede ser más "juvenil", pero quiero decirles que existen muchos lectores jóvenes muy interesados en no leer este tipo de cosas, pues al igual que otros, creen que se pierde la belleza del lenguaje. Quiero decirles también que con el pasar del tiempo los escritores en realidad nos vamos volviendo más formales en nuestros escritos.

Dejaré claro que no digo que esto está bien o mal (debido a que no creo en eso, [en lo bueno o malo]); solo digo que en la escritura, usar este tipo de "modas" deben estar bien especificadas (si le puedo decir así) dentro del libro, así el lector no será engañado y sabrá qué compra.
Además, no cualquier editor se arriesga a hacer ese tipo de trabajo, debido a que se vuelven muy complejos de leer o de entender, el dominio de las "nuevas escrituras cibernéticas" no se le da a todos, a algunos no les interesa tener que lidiar con escritores que hagan eso.

Un libro que usó palabras interesantes fue "La naranja mecánica" de Anthony Burgess, que "inventó" el Nadsat, que según Burgess sería el vocabulario adolescente del futuro. Burgess uso el ruso y el eslavo para crear este vocabulario, pero el mismo libro proporciona un pequeño diccionario sobre el supuesto idioma del futuro y este nos ayuda a entender lo que los jóvenes de la novela dicen cuando hablan.

Esta técnica es maravillosa, pero está bien desarrollada, es una estructura de pensamiento bien pensada y sobre todo explicada, haciendo de la novela una maravilla de escritura.

Sin embargo, debemos tomar en cuenta que no a todos nos gusta esto, y, sobre todo, que no lo leerían ni de broma, no porque sean aburridos o tradicionalistas, sino porque en realidad se hace complicado leer con faltas de ortografía, y con abreviaturas inventadas.
Así que, el reto es escribir con imaginación, pero también con la mejor perfección que se pueda, esto no solo para el lector, sino para los editores: será más fácil ayudarte a arreglar tu escrito. Pero si te atreves a hacer algo así, por favor, explícanos el vocabulario.

Un abrazo.

Marco Antonio Meza-Flores

Teólogo y psicólogo clínico


https://feedburner.google.com/fb/a/mailverify?uri=LunaAzulEdiciones&loc=en_US