domingo, 11 de septiembre de 2016

¿CUÁNTOS TIPOS DE DIÁLOGO EXISTEN?

LUNA AZUL EDICIONES

COLUMNA: INQUIETUDES

POR RICHARD SABOGAL

Ante las inquietudes de los guiones y diuálogos, Richard Sabogal abarca este interesante tema editorial que sirve de guía para los escritores. Luna Azul Ediciones ofrece entre sus servicios editoriales el servicio de corrección, donde evaluamos el estilo del texto para ajustar los diálogos según el texto lo requiere. Si deseas obtener un presupuesto sobre este servicio, te invitamos a hacer clic en el siguiente botón.



Quienes leemos todo tipo de libro siempre nos hemos topado con distintos estilos de diálogo, con guiones, con comillas, sin comillas y el dialogo directo entre los párrafos, entre otros, son muchas las formas de crear una estética de escritura, hoy les quiero detallar brevemente cada tipo de diálogo para que utilicen el que les resulte más cómodo, vale aclarar que si toman un estilo deben respetarlo para que haya una armonía en la historia y no confundan al lector. Deben mantener esa secuencia o saberla variar para que el lector no se confunda. La escritura es llevar de la mano al que lee.

Gran parte de los que escribimos estamos acostumbrados a escribir con el guion al inicio del diálogo pero existen muchos tipos, aquí a continuación algunos de ellos:

El guion cinematográfico: es el utilizado para cine o televisión, es muy cuadrado, está diseñado para lo que es. Aquí el diálogo se coloca centrado con el nombre del personaje que habla en mayúsculas y la acotación de necesitarse, debajo, en la acotación me refiero a la emoción o circunstancia (alterado, somnoliento, furioso, asustado).

Obra teatral: Tiene cierta familiaridad con el cinematográfico pero es más agradable. El nombre de los personaje va en mayúscula preferiblemente o si no en negrillas, las acotaciones van entre paréntesis y en cursiva.

Forma anglosajona: estos se caracterizan por tener entre comillas y en cursiva cada dialogo “voy a besarte hasta que mis labios ardan” le dijo mientras la abrazaba.
 
Tradicional española: Esta es la más conocida por nosotros, la que tiene sus guiones antecediendo el dialogo que va directo sin cursivas, tiene más relevancia el diálogo porque está independiente dando el mensaje.

Diálogo indirecto: Este es difícil de escribir porque el autor mete dentro del párrafo el diálogo, y va conjugado con la misma narración “ella le dice que esta noche no podrá visitarle en sus sueños, que debe bailar en los de su esposo. Él le dice que no, que esta noche es especial y no puede faltar a lo onírico, porque al amanecer no volverá a soñar. Ese ha sido el encuentro perfecto entre dos soñadores que se cruzaron por casualidad.” Hay que tener cuidado con el abuso de los “que” en este estilo.

Diálogo libre: Aquí el diálogo se introduce dentro del párrafo, independiente sin guiones ni comillas, eso sí, hay que tener cuidado de ser cautelosos y señalar bien que es un dialogo para no confundir brevemente al lector. Recuerden, llevar de la mano al lector.

A mí personalmente me gustan los guiones tradicionales españoles y el diálogo libre. El cinematográfico siempre me ha parecido tosco, odioso. El anglosajón tedioso de crear porque hay que estar pendiente de las cursivas. El indirecto tiene belleza y el libre, pues libertad para jugar.

Creen con el que más les guste y experimenten con el que menos, así escapan de la zona de confort.


Namasté.