jueves, 1 de septiembre de 2016

CONVICCIÓN CELULAR

LUNA AZUL EDICIONES


COLUMNA: SENDEROS DEL ÉXITO

Lizandro Samuel

En el día de hoy, Lizandro Samuel continúa en su campaña de orientar y estimular a aquellos que tienen un sueño por cumplir, o un deseo que todavía no visualizan como un sueño. En esta oportunidad nos habla de la confianza y la convicción, rozando aspectos imprescindibles para todo emprendedor. Luna Azul Ediciones se complace en presentarles el siguiente artículo, y les recuerda que, entre nuestros servicios editoriales, ofrecemos herramientas que pueden ayudarte a materializar tus sueños, si deseas conocer nuestros servicios, haz clic en el siguiente botón.



“Alguien debería decirle a Flavor Flav que está feo”, me comentó una conocida. En ese entonces, con la recién estrenada moda de los realities show, se emitía en MTV un programa en el que el rapero buscaba “el amor”. 20 chicas competían por ser la novia de Flavor. El reality dio para un total de tres ediciones. En cada una, un nuevo grupo de femeninas recordaba eso de que por la plata baila el mono: se sometían a las más vergonzosas pruebas en pro a ser la pareja del divo. Pocas cosas, al menos en la fantasía que construyó la tv, parecían tener para ofrecer el cantante. Y no me refiero a su físico, sino a su universo interno. Más allá de los lujos presentes en su vida, creer que se podía establecer una conexión emocional con él resultaba contradictorio con los hechos.

Vamos a hablar claro: la televisión es el reino de la mentira. El 95% de la información que se muestra en los medios de comunicación, desde mi punto de vista, es de carácter dudoso. Sí, los medios me dan de comer, pero eso no significa que crea en ellos. Acaso valoro las perspectivas de algunos autores o/y periodistas, opinólogos, analistas, etc. Además, en el mundo deben de haber cientos de miles de chicas (Y hombres) dispuestas a hacer literalmente cualquier cosa por un pedazo de fama y dinero. Todo lo anterior refleja el éxito de programas como Flavor of love. Aclarado esto, pongamos el foco en la actitud del rapero.

La bruja de Blancanieves necesitaba escuchar todos los días que era la más bonita del reino. El espejo le decía lo que quería oír. Esto solo cambió cuando ella misma se sintió amenazada por la presencia de la protagonista del relato. Entonces, el espejo le devolvió las palabras que temía escuchar. La anécdota sirve de analogía para explicar cómo funcionan los seres humanos. En un mundo donde la única certeza es la muerte, la verdad es eso que cada quien construye en su interior.

A Flavor Flav nadie podía decirle “que está feo”, porque él tenía claro que poseía un atractivo que imantaba a ciertas mujeres. No solo lo tenía claro: estaba convencido de eso.

No se trata de la repetición obsesiva de algo. Tampoco del yo-creo-que-puedo-a-juro-porque-sí. Ni del yo-le-echo-bolas-sí-se-puede-vamos. Esas cosas resultan superficiales. Vayamos al diccionario.

La RAE ofrece algunas definiciones sobre confianza: 1) esperanza firme que se tiene de alguien o algo. 2) seguridad que alguien tiene en sí mismo. 3) presunción y vana opinión de sí mismo. 4) Ánimo, aliento, vigor para obrar.

Por otro lado, define convicción así: 1) convencimiento. 2) Idea religiosa, ética o política a la que se está fuertemente adherido.

La confianza, aunque útil y necesaria, pareciera vivir en las emociones. La convicción, por su parte, existe casi a un nivel celular, adherida al cuerpo del mismo modo que el color de piel o las preferencias sexuales. El individuo la siente, la lleva consigo y la manifiesta inconscientemente.

Luis Alejandro Silva nació en un entorno tan sórdido como todo lo que representa Elder, el personaje al que da vida en Desde allá, la película venezolana ganadora del León de Oro. Luis Alejandro no terminó la primaria. Hasta hace un par de años de su boca salían palabras como mejol: tiene un manejo rudimentario de su lengua materna. Sin ningún tipo de formación, el chamo nacido en El Cementerio puso su talento al servicio de su convicción para protagonizar un film histórico.

Conversar con él es un paseo entre la arrogancia y la certeza del éxito. Mientras en Nueva York cientos de chicos estudiados y de alto poder adquisitivo realizan talleres de actuación con el sueño de emular a Tom Hanks, en el barrio Los Mangos un joven se supo talentoso para protagonizar un film que se impuso en Venecia.

Escribe Juan Villoro: “Si Mick Jagger fuera humilde los Stones tocarían en un garaje”. La convicción suele ser vista como una forma de vanidad. Que un joven se plantee ganar el premio Planeta o el Alfaguara suena arrogante. Pero si ese novel autor aspira a que lo lea alguien más que su mamá necesitará de mucha convicción en su talento o herramientas. Sin creer es casi imposible poder.

El engaño no es una posibilidad. Menos aún el autoengaño. El pianista sin talento se puede repetir cada día que es el mejor del reino, pero en algún momento el espejo le sugerirá que se equivoca. Asimismo, el dibujante torpe y de baja estima, pero de manos tocadas por alguna deidad, podrá dudar de sí mismo, pero sentado a trabajar obrará con la destreza de un maestro.

Quizá eso que algunos llaman destino no sea más que la convicción celular e inconsciente de un individuo respecto a su porvenir. Y eso que a veces se confunde con arrogancia solo signifique la toma de consciencia de ese “destino”. Sea cual sea el caso, cuando la vida le ofrezca pruebas de su talento y usted dude de sus posibilidades, recuerde que decenas de chicas se han pelado durante años por meterse en la cama de Flavor Flav.

Vectores tomados de: <a href='http://www.freepik.es/vector-gratis/simpaticos-personajes-talentosos-en-estilo-de-dibujos-animados_848250.htm'>Designed by Freepik</a>