domingo, 7 de agosto de 2016

LAS REDES: EL NUEVO INCENDIO DE NUESTRAS MENTES

LUNA AZUL EDICIONES


INQUIETUDES CON: RICHARD SABOGAL

Las redes sociales son herramientas muy útiles a la hora de darnos a conocer, seamos escritores o emprendedores; pero hasta qué punto lo usamos como herramientas y no como un método distractorio que nos quita preciado tiempo para la creación o el crecimiento. Luna Azul Ediciones les trae la columna de este domingo y plantea esa pregunta.

"Si no quieres que un tipo sea políticamente desgraciado, no lo preocupes mostrándole dos aspectos de una misma cuestión."
Fahrenheit 451

Esta es una idea que me ronda desde que leí hace algunos años un artículo llamado “La Tecnodependencia” donde con preocupación mostraban cómo poco a poco nos íbamos haciendo adictos a las redes y a toda la ociosidad que abunda en internet y que la mayoría de un modo u otro somos víctimas. Esto se une a una lectura que disfruté mucho: Fahrenheit 451. Para quienes no han leído este libro trata sobre un mundo donde los bomberos no apagan casas, no bajan gatos de árboles ni rescatan viejitas. Los bomberos queman libros, hieden a kerosén y se encargan de encontrar bibliotecas clandestinas para acabarlas con fuego. Por qué lo hacen, pues porque si dejan libros la gente piensa demasiado, cuestiona, se vuelve infeliz. “El que pueda instalar en su casa una pared de TV, y hoy está al alcance de cualquiera, es más feliz que aquel que pretende medir el universo, o reducirlo a una ecuación” o uno más claro “no dejes que un torrente de melancolía y filosofía lóbrega invada el universo” par de citas de las muchas que marqué en el libro. Un mundo que no existe, o tal vez sí, pero de otro modo. El internet es el cuerpo de bomberos de nuestra mente. Conversaba con el escritor Eloi Yagüe sobre unas palabras suyas que leí en una entrevista. Él cerró por un tiempo el Facebook porque le estaba impidiendo escribir y hoy, tiene en su computadora un botón para apagar el internet “pero inevitablemente uno vuelve a caer” me dice.

Todos los que queremos crear, o en este caso le dedico esta columna a los que quieren escribir, debemos alejarnos del internet, de ese vicio de darle a la ruedita del mouse para ver qué hay más abajo, temas que en su 90% son basura. Pongámonos restricciones. Nos estupidiza, nos hace más inútiles y vagos. A veces con pesar he descubierto que han pasado algunas horas y veo lo mismo, refresco y es la misma información trasnochada, no hay más nada que ver y sigo, como cuando uno abre la nevera una y otra vez para ver que hay lo mismo, como si con abrirla cada momento fuese a aparecer algo delicioso esperando.

Debemos usar el internet en cosas buenas, limitar el ocio, hay muchas páginas de literatura entretenidas que en otra columna les compartiré. Usar las redes con sabiduría y comenzar cual drogadictos a dejarla poco a poco para solo usarla lo necesario. Las redes son el incendio de nuestras mentes. No nos permite pensar, ni crear, ni ser algo constructivo para el entorno.

Como decía una imagen que circulaba hace tiempo. Menos Face y más book.


Namasté

Luna Azul Ediciones coincide con la opinión de Richard Sabogal, el uso del internet debe ser prudente y limitado cuando lo usamos para el ocio; sabemos que existen momentos de esparcimiento, pero muchas veces excedemos ese tiempo y desperdiciamos oportunidades valiosas para la creación y la gestación de nuevas ideas. Si eres emprendedor o escritor, nosotros podemos ayudarte, si deseas conocer todos los servicios editoriales y los servicios de redacción, solo da clic aquí:





Vectores tomados de: <a href='http://www.freepik.es/vector-gratis/empleado-trabajando-duro_834517.htm'>Designed by Freepik</a>