domingo, 3 de julio de 2016

¿POR QUÉ STEPHEN KING ESCRIBE UN LIBRO BIMENSUAL Y TÚ NO?


COLUMNA: INQUIETUDES, POR RICHARD SABOGAL

En el día de hoy en su Columna Inquietudes, el editor Richard Sabogal a través de nuestro blog le explica a los seguidores de Luna Azul Ediciones un principio para combatir esos ciclos de sequedad, o prevenirlos. A continuación su columna.

En días pasados me topé con la película “En un rincón de la Toscana” en Youtube. Trata sobre un editor de una editorial inglesa que es enviado a la Toscana a buscar a Weldon Parish, un viejo escritor que tiene más de 20 años sin escribir o al menos sin publicar y el dueño de la editorial sabe que si consigue a ese autor en su listado dará un túbazo porque al parecer Weldon es una de las “vacas sagradas” de la literatura de esas tierras. Nomás llegar el joven editor llamado Jeremy Taylor se consigue con la dificultad de ubicar a Weldon, quien se le esconde, finalmente lo logra y ocurren una serie de eventos que no quiero contar porque sería mucho spoiler, pero quiero contar el problema de Weldon: tiene sequia de escritor, tiene miedo a escribir, mucho miedo y la película trata sobre cómo romper ese terror que va creciendo a medida que uno deja de escribir. Cuando pasa mucho tiempo los dedos se llenan de concreto y romper ese concreto es increíblemente duro, pero cuando uno se compromete a hacerlo y comienza a lograrlo el concreto estalla y somos libres para volver a crear, y quienes somos felices escribiendo, volvemos a sentirnos vivos con la pantalla llena de caracteres.

Leía una conversación entre Stephen King y George R.R. Martin. El segundo le preguntaba a King cómo diablos hacía para escribir tantos libros y publicarlos. Porque cualquiera con inspiración puede escribir determinada cantidad de libros y lanzarlos pero pueden no ser muy buenos, cómo King publica tantos libros o cómo escribe tan rápido. Entonces mirando a George, King muy tranquilo, muy seguro de sí mismo le dice: “bueno, tengo de meta, escribir seis páginas diarias, si mi compromiso es una novela de 360 páginas en alrededor de dos meses la culmino”. Entonces George, más angustiado todavía, y más él que tiene a sus fanáticos desde 2011 esperando la continuación de Juego de Tronos le dice “pero tú no sufres de sequias, de bloqueos, nunca te pasa por Dios,  no tienes días en los que escribes una oración y después odias esa oración, días en los que sientes que no tienes talento revisas tu correo electrónico y piensas que debiste ser fontanero y no escritor” y él, muy tranquilo le dice “Todo tiene que ver con la manera en la que equilibro el día a día y entiendo que no solo voy a dedicarme a escribir sino que también tengo una vida. ¿Me he bloqueado? Claro, por supuesto, pero en ese momento puedo ir al doctor si tengo una cita, o a la oficina postal o a comprar algo, mientras las ideas e inspiración regresan a mí.”

Basado en la película, que trata muy crudamente el bloqueo de escritor, hay una escena  que me conmovió donde Weldon se enfrenta a la máquina de escribir y está buscando el modo de romper ese monstruo que lo ahoga. Realmente recomiendo vean esta película, es francesa, no es la típica película de escritor que inventa Estados Unidos, tiene sus partes de comedia y el amor que no debe faltar, pero realmente aborda con mucho profesionalismo este tema del bloqueo y tiene unos diálogos hermosos en algunas partes.

Entonces, cómo enfrentar el monstruo de la sequía, Isabel Allende dice que vayan a la India, que allá “se le llena el pozo a cualquiera que tenga sequía” pero como no tenemos para ir a la India, les daré en mi opinión, algunas sugerencias que pueden servirles, y pueden ser aplicadas de acuerdo a su necesidad: Según se lee entre líneas en las palabras de R.R. Martin, lo suyo es miedo e inseguridad. Aunque también está el cansancio, el estrés, esto es determinante, estresado no escribe nadie. Lo primero es no obsesionarse y vuelvo a R.R. Martin, ese hombre se obsesiona con su sequía y lo convierte en una enfermedad. Miren a King, relajado se va a hacer diligencias porque no solo su vida es escribir y luego vuelve se sienta y escribe, reconoce que todos pasamos por eso y seguramente no puede escribir en ese instante y hay que descansar. Es consciente de su condición, sabe que tiene ideas y tramas en su cabeza pero en ese instante no vienen y debe entretenerse.

Lo siguiente es analizar el origen del problema: puede ser problemas personales, estrés como ya comentaba antes, miedos e inseguridades y autoexigencia extrema donde nos forzamos a escribir, buscando sacar algo brillante y solo escribimos basura, agotamiento mental, donde ni leer nos entretiene, la mente se va volando por muy bueno que sea el libro. Haz como King, ve a hacer diligencias, o ve y diviértete y trata de no pensar en el bloqueo, poco a poco irá volviendo, el mismo cuerpo lo indica, al final llega una necesidad de aporrear el teclado. No dejes de escribir completamente, pero tampoco te obligues, haz ejercicios, escribe artículos, reseñas, opiniones, esto también es cómo un gimnasio pero mental, mientras más pesas hagas, más músculos sacas, pero si no estás en forma no puedes poner 300 kilos de discos porque te va a salir una hernia o te van a caer en el cuello cuando intentes alzarlos. Poco a poco y relajado que eso vuelve, eres escritor y los escritores nos reconocemos como tal porque sabemos que es lo único que deseamos ser en la vida. Diviértete como King y tómatelo con soda.

Namasté


            Entre nuestros servicios editoriales ofrecemos también el acompañamiento literario, con el que abordamos entre los ejercicios el tema de la sequía. Recuerda que si quieres publicar un eBook en alguna plataforma de autopublicación te ofrecemos nuestros servicios de corrección, diagramación y diseño de portadas.