jueves, 28 de julio de 2016

PINTAR CON SANGRE

LUNA AZUL EDICIONES

COLUMNA: SENDEROS DEL ÉXITO

Por Lizandro Samuel (@LizandroSamuel)

            Sendero del Éxito es una columna reflexiva, el objetivo principal es regalarte una perspectiva positiva de la vida, que te permita avanzar y superar las condiciones más adversas para que puedas cumplir tus objetivos. Está a cargo de Lizandro, un joven emprendedor que va abriéndose camino en una Venezuela que se sortea entre dificultades y caminos espinosos, siempre se puede hacer un sendero diferente. En Luna Azul Ediciones ofrecemos distintos senderos a través de nuestros servicios editoriales a todos aquellos que están interesados en alcanzar el éxito. A continuación, disfruta de este artículo.

“Toda la adversidad que he tenido en mi vida, todos mis problemas y obstáculos, me han fortalecido. Puede que no te des cuenta cuando sucede, pero una patada en los dientes puede ser la mejor cosa del mundo para ti”, Walt Disney.
            
Hace varias semanas me robaron el celular. En Venezuela esto no supone una noticia, pero si usted no cree en las casualidades, preste atención. Seis días antes dejé por error el teléfono en un taxi. Primera vez en mi vida que me sucedía eso. A penas llegué a la casa, mi inconsciente se dio cuenta del descuido. Bajé a la línea que usé, hablé con la fiscal y esperé a que apareciera el taxista que me había llevado. Me devolvió el aparato. A la semana siguiente, tuve que negociar con un motorizado que me encañonaba. Conservé el chip y la tarjeta sd. Desde hace días tenía trabajo nuevo.
            
Escribo sobre esto a ver si yo mismo lo entiendo más. Al parecer, cada vez que se produce un cambio importante en mi vida, debo soltar algo. Cuando estuve a las puertas de una de las experiencias más bonitas de mis años de futbolista, fui víctima de un robo colectivo en un autobús. Luego de una semana en mi primer trabajo como entrenador, me hurtaron un celular. Previo a iniciar una relación, me despidieron de ese sitio. Y cuando, en otra institución, decidieron dejar bajo mi responsabilidad el grupo de jugadores más talentoso que he dirigido, decidí cortar la susodicha relación.
            
Es un patrón. Una renovación de obstáculos. El prontuario incluye personas que entran y salen de mi vida –amigos, alguna relación sentimental, colegas, compañeros–, tres teléfonos robados –en hurto o a mano armada–, dos billeteras y una portachequera hurtadas, una laptop quemada y ahora los primeros problemas serios con mi conexión a Internet en más de diez años.
            
Quizá algunas situaciones resulten lógicas: que se te queme la laptop en un país cuyo gobierno hace cortes o bajones de luz inesperados no es una consecuencia llamativa. La novedad está en los momentos de mi vida en los que ocurren estas cosas. Actualmente, atravieso un periodo con una gran carga laboral, la mayor que he tenido, quizá; y entre tantas nuevas noticias, ya llevo más de una semana sin Internet. Para redondear el asunto, mi novia también acaba de perder la conexión en su casa –“hasta nuevo aviso”, según la operadora–, justo cuando inicia en un trabajo que la obliga a navegar cada día. Somos una pareja de náufragos entre cambios y pequeños pasos.
            
Durante la adolescencia me relacioné con varias corrientes que instaban a la planificación de vida. Tiene sentido: por ahí leí que si no sabes adónde vas puede ser que no llegues. Pero, en lo personal, una vez que he asumido las cosas que quiero y cómo las quiero, me ha tocado conducir por una carretera venezolana en la que siempre hay nuevos huecos y cambios inesperados en las señalizaciones. Hacer de la adaptación una excusa para mejorar es importante.
            
Al revisar las biografías de personas exitosas dentro de sus roles laborales, suelen aparecer obstáculos más insólitos que sus logros. ¿De verdad Abraham Lincoln tuvo que perder ocho elecciones antes de convertirse en presidente? Decir que River Plate de Argentina le cerró las puertas del fútbol de alto nivel al hoy mejor jugador de la historia, por no creer que tanta inversión en medicinas fuera un riesgo rentable, hoy adereza la historia de Lionel Messi. Y que la carrera musical de Mark Everett despegara luego de varios años en los que la palabra fracaso fuese benévola para evaluar cómo estaba resultando su vida, solo para tener que afrontar casi de inmediato el suicidio de su hermana, hace pensar que siempre hay un nueva situación presta a ponernos a prueba.
            
Escribe Juan Villoro: “El arte suele surgir de un problema superado y se estimula a través de las restricciones”.
            
En la bifurcación del camino, cuando la piedra parece imposible de mover, podemos usar su superficie como lienzo para pintar, o nos podemos romper los nudillos o la cabeza en un ataque de frustración. Si ocurre lo segundo, una nueva oportunidad surge del obstáculo: la sangre puede ser la mejor pintura.
             
Esta ha sido la reflexión de hoy, a cargo de Lizandro Samuel, recuerda que todos los jueves puedes encontrar este espacio dedicado a todo emprendedor. Si deseas conocer nuestros servicios dirígete a la pestaña de Servicios en la parte superior del blog, si deseas plantearnos alguna pregunta, presiona el botón de abajo.



Vectores por:
<a href='http://www.freepik.es/vector-gratis/mujer-de-negocios-saltando-obstaculos_902019.htm'>Designed by Freepik</a>
<a href='http://www.freepik.es/vector-gratis/hombre-de-negocios-saltando-obstaculos_902020.htm'>Designed by Freepik</a>