lunes, 4 de julio de 2016

ESCRIBIR ES MÁS QUE UNA LABOR DE OFICINA

LUNA AZUL EDICIONES TE DA UNA PERSPECTIVA SOBRE EL GRANDIOSO OFICIO DE ESCRIBIR



Escribir es un oficio. Esa es una gran verdad. Aun cuando se asume como un arte, también es un oficio, uno grandioso. Uno que te eleva. Para escribir cada vez mejor necesitas de hábitos, prácticas, ejercicios, disciplina, compromiso, responsabilidad, constancia, y un sinfín de elementos que bien pueden ser prácticos como teóricos e incluso emocionales. Sabiendo la importancia de esta carrera para nuestros seguidores, el equipo de Luna Azul ediciones ha preparado este artículo.


¿Cuál es la diferencia puntual entre los escritores que logran la fama y los que no?
¿A qué se debe el éxito determinado de un escritor?
¿Qué hace que un libro sea más interesante que otro?
¿Cómo se puede alcanzar un nivel superior en la escritura?


Son preguntas nada fáciles. Lograr un equilibrio que nos permita alcanzar un sitial de honor en el vasto universo literario es un gran desafío. Amerita de perspectiva.


Nuestro consejo de hoy se resume en perspectiva. En el primer párrafo incluimos palabras como “compromiso y responsabilidad”. Y cuando se pronuncian esas palabras las personas suelen pensar en horarios y espacios físicos limitados, como una oficina. También incluimos “disciplina”, y esto hace pensar a muchos en exigencias estrictas. Sin embargo, y repetimos, todo es perspectiva.

¿Quieres ser buen escritor?


Olvídate de esa perspectiva de oficinista. Aun cuando escribir es un oficio, es uno que te permite libertad. Incluso, conocer las reglas básicas de estilo y de forma debe permitirte libertad. Se conocen los recursos literarios para desafiarlos, no permitas que el conocimiento te encadene. 

Los escritores más famosos han desafiado todo tipo de perspectiva oficinista, todo reglamento que intenta imponerle a la literatura un estatus de proceso y dogma.

Mira la literatura como un medio para volar, para ir más allá de la realidad en toda su expresión. Cuenta tus historias a tu manera. Y no como teniendo un jefe que te indica horarios, tareas y métodos.