miércoles, 1 de junio de 2016

DOS PRÁCTICAS OPUESTAS QUE PUEDEN AYUDARTE A ESCRIBIR MEJOR

SIGUE LA SERIE DE CONSEJOS PARA ESCRITORES DE LUNA AZUL EDICIONES

Escribir es un arte. Algunas personas piensan que un artista es alguien que simplemente se pone frente al lienzo o papel y comienza a hacer garabatos sin sentidos desde sus emociones. Es una forma de hacer arte, aunque no siempre es la ideal. Un escritor tiene un compromiso consigo mismo y con sus lectores: mejorar continuamente. Y no se puede mejorar sin aprendizaje. Es por ello que en Luna Azul Ediciones ofrecemos nuestros servicios de corrección señalándole al escritor cuáles son los aspectos que debe mejorar- También ofrecemos nuestro acompañamiento literario o mejor conocido como servicio de Coaching Literario. Mediante ese servicio evaluamos en un texto las debilidades y fortalezas del escritor y a partir de esa evaluación diseñamos ejercicios que le permitan mejorar sus técnicas narrativas y convertir sus debilidades en fortalezas.

En el día de hoy queremos ofrecerte dos prácticas opuestas que pueden ayudarte a escribir mejor. ¿Por qué decimos que son opuestas? Ya lo verás a continuación.

Práctica # 1: Planifica un viaje para escribir


Tal vez lo has pensado, la pregunta es ¿lo has hecho? Viajar libera la mente, te permite verte inmerso en un ambiente distinto. Libera tu capacidad creativa. Cuando viajas observas elementos que no son cotidianos en tu realidad. Escuchas otras voces, observas otras estructuras. Un texto literario contiene voz y estructura, por eso lo que escribes es un reflejo de tu realidad. Si cambias tu realidad, cambias también tu narrativa. ¿Quieres entregar un nuevo libro que sorprende a tus lectores con una trama nueva y una estructura nueva? ¡Planifica un viaje! Escoge un lugar cuyo ambiente contraste con el que te rodea. Te aseguramos que tu nuevo eBook reflejará una narrativa más sorprendente y sentirás más satisfacción con tu creación.

Práctica # 2: Programa un período de aislamiento


Como hemos señalado al principio, son dos prácticas opuestas. Un viaje te da una perspectiva narrativa, el aislamiento te da otra. Nos referimos a que programes desde un día hasta una semana de total aislamiento. Un día o más en los que no atiendas otros asuntos, no veas a otras personas, no leas a otros autores, no interactúes con otras personas. Deja tus redes sociales en manos de un manejador de redes y dedícate ese período a escribir todo lo que experimentarás. Al final del día, días o semana, tendrás ideas, escenas y argumentos para un nuevo libro. 

Con estas dos prácticas estimularás tu capacidad creativa, en cada una encontrarás una voz distinta para narrar, descubrirás escenas para tu nueva obra y podrás comparar los resultados de las dos prácticas. En Luna Azul Ediciones, a partir de este momento y por quince días recibiremos tus relatos cortos basados en estas dos prácticas y los leeremos dándote de vuelta nuestra apreciación.