viernes, 22 de abril de 2016

TRES MANDATOS BÁSICOS PARA ESCRITORES

LUNA AZUL EDICIONES REVELA TRES MANDATOS BASÍCOS EN EL SERVICIO ESCRITOR FANTASMA

            
Escribir un texto es un arte. Eso es cierto. Pero es un arte que debe ejecutarse con la mezcla del talento y el conocimiento. Un artista no solamente actúa por instinto, sino también sobre la base de su formación. Su formación puede ser académica o empírica, lo cierto es que su ejecución va mezclada. Entre nuestros servicios editoriales ofrecemos el servicio de escritor fantasma, un coach literario que estudia tu estilo y tu tono y te ayuda a completar tu material literario, ya sea eBooks, manuales, artículos para web, entradas para blogs, entre otros.

A continuación te revelamos los tres mandatos básicos pegados en el salón del equipo de escritor fantasma de Luna Azul Ediciones, para que te sirvan en la ejecución de tus trabajos literarios.
           

Mandato # 1. No abusarás de los adjetivos

Los adjetivos le dan perspectivas al texto, permitiendo aterrizar mejor las ideas o brindar mejores imágenes. Pero cuando abusas en el empleo de adjetivos, le quitas efectividad al texto y haces de la lectura un acto agotador. Si te descuidas tu escritura estará llena de florituras que causarán distracción y en ocasiones aburrimiento. Ten cuidado. Revisa tu texto una vez culminado y subraya los abusos de adjetivos, así sabrás cuánto debes trabajar en desvincularte de ese vicio.
           

Mandato # 2. No usarás los puntos y las comas para decorar

Los signos de puntuación no se ubican en el texto para que se vea bonito. Si bien estos contribuyen al estilo, estética y por lo tanto forma del texto, la ubicación depende de la lógica y organización del mismo. Estos signos permiten ejecutar la enumeración, conclusión y explicación de las ideas que se quieren transmitir. Los signos de puntuación no son adornos. Así que revisa tu texto y asegúrate de que cada signo tenga un razón de ser que no sea un “se ve bien allí”.
            

Mandato # 3. No aparentarás ser culto

El lenguaje escrito nos permite convertirnos en narradores. Un narrador no siempre es un escritor. En el lenguaje escrito narrador y escritor son dos entidades delimitadas, aunque trabajan en conjunto. Lo que queremos decir es que el lenguaje escrito nos permite asumir roles, manifestar personalidades y aparentar ser otros. Pero lo que no harás jamás es el intento de aparentar ser culto. Cuando te sientas a escribir con el objetivo de disfrazarte de culto abusas de palabras que no comunican ideas. Más importante que tu ego es lograr tu objetivo de comunicar tu idea.


Si necesitas asesoría para la construcción de tu texto, en Luna Azul Ediciones te ofrecemos los servicios de escritor fantasma, no dudes en contactarnos.